Las miradas de los inversores están puestas en el rumbo que tomará la economía con mayor gasto fiscal, en medio de lentas negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), tras un reciente desembolso de fondos (DEG) para lidiar con la pandemia del coronavirus, una elevada inflación y presiones cambiarias.

Leer artículo completo.

Compartir: