A comienzos de 2020, y debido principalmente al cepo cambiario, la demanda de plazos fijos volvió a crecer, siendo una inversión segura que valoriza los ahorros en pesos.

También crecieron los plazos fijos online, que el Banco Central de la República Argentina habilitó mediante la Comunicación “A” 6667, durante el primer semestre del año pasado. Este tipo de producto no sólo permite conformar un plazo fijo en cualquier entidad sin ser cliente de ella, sino también “mudarlo” de una Banco a otro sin tener que esperar el vencimiento, impulsando a los bancos a ofrecer mejores tasas y más competitivas.

Conceptualmente un plazo fijo online es similar a uno tradicional, es decir – de una forma simple, segura y sin costo – el usuario deposita cierto monto en la entidad, por una cantidad específica de días, y el banco otorga un interés por ello. La desregulación de los plazos fijos online logró abrir el juego para la libre competencia, beneficiando a los inversores que pueden obtener mejores tasas. 

Si te estás preguntando si un plazo fijo online conviene más que un plazo fijo tradicional, la respuesta es sí. Principalmente por los beneficios que tiene y que enumeramos a continuación:

  • Es más veloz.
  • Es más simple.
  • No tenés que ir a una sucursal.
  • Podés obtener mejores tasas.
  • No hace falta que seas cliente de la entidad.

 

Tu plazo fijo web en Banco CMF en 4 simples pasos:

1) Ingresá en https://www.bancocmf.com.ar/inversionespf/, simulá tu inversión y completá la solicitud.

2) Cuando recibas, en el homebanking del Banco que sos cliente, la solicitud de DEBIN (DEBITO INMEDIATO), reconfirmá la inversión. Tené en cuenta que hasta que no lo hagas, no se realizará ningún débito, ni tampoco se constituirá el depósito.

3) Una vez aceptado el debin el banco en el que sos cliente nos transfiere el monto acordado para conformar el plazo fijo.

4) Remitiremos por email una constancia de la imposición.

Cuando el plazo finalice, de forma automática, vas a recibir en la cuenta del banco que sos cliente (de donde se debitaron los fondos originalmente) tu dinero invertido más los intereses generados.

 

Infografía: 

Compartir: