Las cuentas remuneradas son una opción para resguardar dinero en depósitos a la vista, permitiendo disminuir el efecto devaluatorio sobre el peso, al generar intereses sin perder liquidez. 

En la actualidad no son muchas las entidades que ofrecen este producto, cuya principal característica es la garantía de generar rentabilidad, manteniendo la disponibilidad inmediata del capital. Por eso desde Banco CMF nos esforzamos por su difusión, ya que consideramos que es una herramienta financiera de gran utilidad para las empresas en tiempo de inestabilidad económica.

Para los clientes solo es necesario un llamado a su oficial de cuenta para pactar la tasa y activar la Cuenta Remunerada en el momento, para aquellos que aún no lo son los requisitos son los mismos que los de una Cuenta Corriente estándar. Los intereses generados se liquidan mensualmente, de forma automática y no requiere ningún tipo de renovación. 

8 beneficios de las Cuentas Remuneradas:

  • Sin costo adicional: No se abona una comisión diferente a la de una cuenta corriente estándar.
  • Sin límites: No existen mínimos ni máximos de capital para operar.
  • Disponibilidad inmediata: El dinero puede ser retirado en cualquier momento. 
  • Sin penalidades: Al no haber plazos mínimos ni máximos para retirar el dinero, no hay penalización alguna sobre los intereses generados. 
  • Simple: Liquidación es automática y sin trámites de renovación.
  • Mayor seguridad: En economías inestables la disponibilidad inmediata del dinero brinda mayor seguridad, posibilitando hacer movimiento de capital rápidamente.
  • Reduce el efecto devaluatorio: Si la necesidad de tener asegurada una rápida liquidez hace que hoy tu empresa deba contar con depósitos a la vista, la devaluación del peso hará que rápidamente se pierda dinero. Con este tipo de cuentas, se obtienen beneficios que reducen este efecto.
  • Sin riesgo: Este producto bancario no tiene riesgo, evita cualquier posibilidad de pérdida de capital o de los intereses generados.

Como se puede observar, este producto cuenta con grandes beneficios, pero los que lo vuelven tan competitivo son su liquidez inmediata y el riesgo cero, dos variables que no suelen presentarse juntas en los productos bancarios.

Compartir: