Ante el escenario económico complejo del país, que incluye restricciones cambiarias, altos niveles de inflación y una fuerte carga impositiva, las alternativas de inversión que ofrecen beneficios fiscales son una opción interesante para mantener trabajando tu dinero y evitar que pierda valor.

Los depósitos en Caja de Ahorro en Pesos o Dólares están exentos de tributar Bienes Personales y Ganancias. Ambos productos brindan una pequeña tasa de interés, pero cuentan con total seguridad y liquidez inmediata.

En cuanto a los Plazos Fijos Online o Tradicionales están exentos de bienes personales, pero con relación al Impuesto a las Ganancias sólo lo estarán aquellos realizados en moneda nacional y sin clausula de ajuste.  Los que no cumplan esta condición estarán gravados por el impuesto. Estos productos, a diferencia de los depósitos en caja de ahorro, cuentan con una tasa de interés más atractiva y aunque su liquidez también puede ser inmediata, se debe asumir una penalidad por cancelación anticipada.

A parte de estas opciones, las más tradicionales para los clientes físicos de la banca Argentina, también existen otras que resultan de interés y presentan exenciones. Por un lado están los Fondos Comunes de Inversión, que no tributan Ganancias pero si Bienes Personales. Es producto que tiene un nivel de riesgo bajo a medio y dependiendo cuál se conforme su liquidez puede ser también inmediata. 

Otra alternativa es la inversión en deuda soberana o cuasi soberana que tampoco es alcanzada por Bienes Personales ni Ganancias. La adquisición de las emisiones de títulos de valores y bonos del país es una opción atractiva debido a sus tasas, aunque el escenario fluctuante hace que la entidad que se elija para trabajar cobre mayor relevancia. 

Lo mismo sucede con la compra de Acciones Argentinas, las cuales estarán exentas del impuesto a las Ganancias siempre y cuando tengan oferta pública y se comercialicen a través de la bolsa, caso contrario quedarán gravadas. En cuanto a Bienes Personales si bien están alcanzadas, es la propia sociedad la que ingresará el impuesto y podrá deducirlo de los pagos de dividendos efectuados al tenedor.

En estos casos, el expertice del personal del Banco CMF, el seguimiento personalizado y los más de 20 años de trayectoria de nuestra entidad en el mercado aportan un valor diferencial que minimiza riesgos y maximiza beneficios.

Por otro lado, la derogación del impuesto sobre la Renta Financiera a partir del período fiscal 2020 para todas las inversiones (excepto acciones) ha logrado alivianar la situación tributaria para las inversiones en el país, pero en el exterior el impuesto a Bienes Personales puede llegar hasta el 2,25%. Estas opciones también son viables para quienes están pensando en traer dinero desde el exterior, aunque cada caso debe evaluarse con el oficial de cuenta para asegurarse si es la mejor opción y para entender si esta alícuota puede reducirse.

Compartir: