La victoria de la coalición opositora Juntos por el Cambio en los comicios de medio término le quitó al peronismo oficialista el control del Senado e influencia en distritos trascendentales, lo que afectará la capacidad de gestión del mandatario Alberto Fernández.

«El Gobierno tiene serios problemas. Es un presidente que está totalmente vaciado de poder. Segundo, no tiene gestión. Tercero, es una coalición que está rota. Eso en una situación con casi la mitad de la población en la pobreza», dijo a Reuters la analista Mariel Fornoni, de la consultora Management & Fit.

Leer artículo completo.

Compartir: