Continúa, educadamente, la apuesta por riesgo global

Algunas reversiones convergentes. Las acciones líderes mundiales han seguido apreciándose, en parte sostenidas por buenos resultados corporativos. No obstante, los últimos movimientos fueron más limitados y sujetos a mayor volatilidad. Simultáneamente, el crecimiento de demanda global comienza a mostrar lógicos signos de desaceleración, el mercado laboral de recuperación sostenida, y el último salto inflacionario pierde algo de su impulso inicial. Tal convergencia sigue ausente en el mundo subdesarrollado, todavía sufriendo las consecuencias de la pandemia con marcadas diferencias regionales.


Estímulo confirmado, pero de intensidad debatible. Consistentemente, el Congreso americano avanza con un nuevo paquete de infraestructura, pero relativamente modesto, y la Reserva Federal (FED) ya proyecta una posible moderación en su recompra de bonos antes de lo inicialmente planeado. En este contexto, las tasas globales parecieran haber tocado piso, pero no necesariamente anticipando una fuerte suba en lo inmediato.


Liquidez sigue venciendo al miedo. Un nuevo rebrote pandémico, una presión inflacionaria más persistente, o un desarme demasiado temprano del estímulo monetario en los países centrales, son riesgos admisibles que no deben subestimarse, si bien siguen presentando una probabilidad tolerable. En este contexto, la abundante liquidez pareciera alcanzar para mantener el buen momento de los activos de riesgo.


Valuaciones elevadas, algunas mejor justificadas que otras. Las altas valuaciones son sin duda alguna la amenaza más seria al constructivo rumbo inversionista actual. Ello reafirma la necesidad de guiarse por sólidos fundamentos económicos/financieros y buscar activamente diversificación y protección eficiente, la última favorecida por volatilidades altas y heterogéneas.


Argentina. Señales del gobierno revelando la intención de lograr un acuerdo con el FMI son positivas, pero difícilmente puedan evitar la típica tensión preelectoral del mercado cambiario. Igualmente, una revaluación sustentable de los activos seguirá principalmente condicionada por el resultado electoral. Sólo la perspectiva de un cambio relevante en la política económica puede sostener una significativa recuperación en el corto plazo.


Descargar informe completo

Compartir: