Banco CMF - Alternativas de inversión

Como suele suceder durante los años electorales, los desafíos y oportunidades en el mercado parecen incrementarse. Por ello, es necesario realizar un buen análisis y seguimiento de las distintas variables para proteger los activos existentes y explorar nuevas oportunidades.

Esto es clave, ya que nunca debe evaluarse de forma aislada cada instrumento que ofrece el mercado, sino que debe hacerse desde una perspectiva de portafolio, viendo cómo encuadra en las preferencias del inversor, en particular, el mix riesgo/retorno y el horizonte de inversión.

Instrumentos de Cobertura: Se debe considerar qué riesgos se desean cubrir antes de determinar qué tipos de cobertura usar. A modo de ejemplo: a pesar de un dólar más calmo, para un importador el principal riesgo a cubrir sigue siendo la devaluación. Por tanto, los instrumentos dollar linked seguirán siendo los más adecuados para este caso.

Bonos CER: son la primera alternativa y, a esta altura, ya bastante conocida, ya que estos bonos brindan cobertura vs. la inflación. Este universo, a grandes rasgos, se puede dividir en los bonos más cortos con vencimientos en 2021/22 y los bonos a medios y largo plazo, con vencimientos en 2023 y posterior. 

Los bonos cortos ofrecen un retorno nulo o negativo vs. inflación, por lo que no tienen mucho atractivo para los inversores minoristas, para quienes es más conveniente realizar un plazo fijo ajustado por UVA que rinde inflación + 1%. En cuanto a los medios y largos, se pueden encontrar retornos del CER+5% en adelante. Es el caso, por ejemplo, del denominado TX24 con vencimiento en marzo 2024. Para el caso más largo, el Bono Par Pesos, el retorno sobre inflación llega al 10% aproximadamente. En conclusión, si bien los títulos medios y largos no tienen tanta liquidez como los más cortos (y son más volátiles), la liquidez es suficiente como para invertir montos minoristas sin inconvenientes. Como ya es sabido, el principal riesgo de estos es que no se mida adecuadamente la inflación.

Soberanos USD Linked: es otra alternativa muy usada por el público minorista y empresas. Por caso, el denominado T2V1 (vencimiento en noviembre 2021) pasó de ofrecer un retorno devaluación – 4% a casi devaluación + 11% en su peor momento. Esto se explica por las expectativas de que el Gobierno atrasará el tipo de cambio, al menos hasta las elecciones de octubre. Para el caso del TV22 (vencimiento en abril 2022), el retorno pasó de devaluación – 3% a devaluación + 4% a mediados de marzo, para actualmente estar en devaluación + 0,2%. De ese modo, estos pasaron de no cubrir la totalidad de la devaluación a ofrecer un margen sobre ella. 

Por tanto, a efectos de resguardar el capital en términos de dólar oficial, estas son las 2 alternativas más clásicas. 

Como ya se mencionó previamente, el principal riesgo es que se atrase el tipo de cambio oficial. La única opción que se cree que se escapará de esta dinámica es el caso del vencimiento en abril 2022, ya que es más difícil que se llegue a ese entonces con un dólar muy atrasado.

Soberanos USD Hard: también es una buena opción para quienes tienen pesos excedentes. Esto se da por la correlación negativa que hay entre la brecha cambiaria y los precios de los bonos. En un escenario favorable para la macroeconomía, se tendría que bajar la brecha y aumentar el precio de estos, por lo que, medido en pesos, se ganaría por este último lado. En un escenario negativo, aumentaría la brecha y caería el precio de los bonos en dólares, por lo que en pesos se ganaría por el tipo de cambio implícito en los bonos. 

En cuanto al retorno, el GD30 (vencimiento 2030 con ley NY) es de + 19% en dólares, lo cual es muy elevado. Los riesgos de estos bonos son dos, por un lado, la alta incertidumbre macro, donde el mercado “pricea” que, en caso de no solucionarse los desequilibrios macro para el vencimiento, una nueva reestructuración es probable. Por otro lado, el bajo “carry” que inicialmente paga un cupón muy bajo, y al cual debe sumarse que en el corto plazo no habrá noticias macro que ayuden al precio de los bonos. En consecuencia, se los puede tener en cartera un tiempo con el riesgo de no ganar ni por capital ni por intereses. En caso de disponer de dólares, el análisis es otro y seguramente una cartera conservadora no concentraría un elevado porcentaje en bonos de Argentina.

Fondos Comunes de Inversión: por último, una alternativa ideal para los inversores en general son los FCI. Dentro de la industria se pueden suscribir a los fondos que brindan coberturas frente a la devaluación oficial, la inflación y también a aquellos que invierten en bonos dollar hard.

La principal ventaja que tienen respecto a las inversiones individuales es que al suscribir en un FCI se está accediendo a una cartera diversificada y manejada de manera activa, sumado a que solicitar el rescate para un minorista es simple y fácil. 

Así, por ejemplo el Fundcorp Performance otorga cobertura frente a la devaluación del dólar oficial, mediante una cartera diverisficada de instrumentos “dollar linked”, tanto públicos como privados. Para el caso de la inflación, el FCI Fundcorp Long Performace cuenta con instrumentos que ajustan por CER, capturando así los beneficios de la actual dinámica inflacionaria, donde el IPC de Marzo en 4,8%, por encima de las estimaciones del mercado (4,0%), ha otorgado a estos tipos de fondos un importante impulso.

Finalmente, siempre es importante tener en cuenta que el rendimiento que ofrecerá un FCI estará ligado a los activos que componen la cartera, por lo que el driver macro a analizar a la hora de elegir el FCI es similar al del momento de comprar un bono, debiendo analizarse por ejemplo las expectativas de inflación, devaluación etc.

Futuros / NDF: Esta opción es recomendada para inversores institucionales con conocimientos y experiencia, ya que los futuros implican afrontar diferencias diarias, es decir saldo a favor o en contra en base a como se mueva el futuro del dólar vs el precio que uno haya comprado o vendido. El NDF es similar al futuro, solo que no implican el cobro o pago de las diferencias diarias, pero sí realizar un contrato específico al momento de realizar la compra o venta a futuro.

Roberto Luis Geretto
Lic. en Economía

Compartir: